Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

Mayo

Alba

Se llama Alba, es rubia, está en el maletero y todavía respira. Sé que no son suficientes detalles pero al menos puedes hacerte a la idea de que no viajo solo. Para llegar hasta aquí (y no me refiero a este maldito semáforo que ancla mi destino a un simple color), para llegar a este momento en el que Alba en lugar de en el asiento del copiloto, le esté haciendo compañía a un paraguas y a un bote para el limpiar el salpicadero, han pasado muchas cosas. No busco que me entendáis pero a veces para contemplar la verdad del paisaje tienes que abrir la ventana. Tampoco necesito comprensión. No hay nada peor para el alma que la comprensión. Que alguien esté de acuerdo con el camino que has tomado para tu vida, lo único que quiere decir es que él hubiera hecho lo mismo que tú. Pero no seas gilipollas, no por ello es el correcto. Es más, cuanto más gente hay de acuerdo con una idea más seguro estoy de su fracaso. A veces me recordáis a ese manada de ñus que avanzan siguiéndose unos a otros. L…

A quién vamos a engañar

Olvidar tu nombre
es una ligera forma de suicidio
al enfrentarme a un folio en blanco
sin tener
ni saber
qué es lo que tengo que escribir.

Olvidar tu nombre es tener un nudo en la garganta,
respirar una bocanada de aire,
y que cuando ese vacío llegue a mis pulmones
mi corazón muera poco a poco
porque,
es regado
pero
no con la razón de su latir.
—como si al regar una margarita con café ésta fuese a agradecernos nada—.

Olvidar tu nombre,
es la cuenta de los días de un anciano,
las últimas paginas de un buen libro,
y
los últimos besos de una pareja
que nunca deja de quererse,
y aun así se aleja.

Olvidar tu nombre es dejar de hacer el amor con miradas,
con sonrisas,
con tus manos,
y qué triste dejar atrás tanta magia.

Si nos seguimos queriendo.
A quién vamos a engañar.

— Patricia Montero Rodriguez

Sobre la estupidez

Tengo una orquesta en mi cabeza

A veces es bonito porque me despierta, otras veces, no me deja dormir.

Me estrellé contra ti

Mantenga a los niños...

Para lo que sirve el amor...

Aún soy capaz de querer

He querido tanto